Color block: ¿cómo aplicar esta tendencia en diseño de interiores?

Color, color y más color para tus ambientes es la propuesta de esta tendencia de diseño de interiores llamada color block. Como su nombre lo indica, promueve el uso de colores vibrantes y bien definidos en los espacios de una casa o departamento.

El resultado final puede resultar osado y atrevido, pero créenos que vale la pena darle una oportunidad. Lejos de una paleta monocromática, el color block anima a lograr un contraste de tonos que se puede aplicar a paredes y muebles. Veamos en más detalle de qué se trata.

Principales características del “color block”

Aunque se comenzó a usar desde hace varios años, en la actualidad está marcando una fuerte tendencia en el mundo de la decoración. Como su nombre lo indica, apela al empleo del color en su máximo esplendor.

Tiene sus orígenes en las pasarelas, por allá en el año 2000, en las que se puso de moda la combinación de prendas de diversos colores. De ese modo y a título ilustrativo, un saco verde, una con camisa roja y un pantalón amarillo fueron furor.

En este sentido, la decoración toma estas ideas y le da la bienvenida al color, pero no uno cualquiera, sino que prefiere tonos bien marcados, vivos y brillantes. El objetivo que persigue es el de dar vida a un espacio.

En este caso, trataremos de dejar de lado los pasteles y las escalas cromáticas suavizadas, para volcarnos de lleno en colores clásicos y más bien puros. La idea de esta técnica decorativa es combinar bloques de colores de manera armoniosa, es decir, que guarden relación entre ellos y se complementen.

La primera de sus ventajas es que, en general, no persigue reglas ni códigos, sino que confía en la imaginación y el estilo personal para la decoración. ¿Los tonos neutros ya no van? Sí, siguen vigentes y aportan un poco de orden a esta explosión de color.

¿Cómo aplicar el “color block” y no fallar?

Puedes aplicarlo donde gustes y de la manera que mejor te siente. En general, se estila elegir un color protagonista que ocupará un espacio importante. Recordemos que son colores lisos que no presentan dibujos de ningún tipo.

Lo primero que haremos será optar por un ambiente de la casa para implementar la técnica. No hay preferencias. Puede ser desde la cocina, un comedor y hasta un dormitorio. Cuando ya sepas qué lugar remodelarás, tienes que focalizarte en unos metros cuadrados de dicho sitio.

A continuación, podrás elegir colorear una pared, un mueble o el piso. Luego veremos qué opciones tenemos.

En el caso de que no te animes a un color demasiado estridente, puedes elegir uno más suave dentro de la paleta seleccionada. Es una buena forma de empezar y notarás el cambio de igual modo. Al fin y al cabo, estarás rompiendo con la monotonía.

Muebles al estilo 

Una buena forma de empezar a utilizar esta técnica de diseño es a través los muebles y las aberturas. En este caso, se puede pintar un mueble con franjas de colores, es decir, en bloques.

Decimos “franjas”, pero puede ser una parte completa de este, los cajones, los estantes o las puertas. Si es una cajonera, serán los cajones los que marquen el color, mientras que en un mueble con puertas, pueden ser estas las que sigan un patrón colorido.

En cuanto a las aberturas, un clásico del estilo color block consiste en pintarlas a la mitad de un color, con marco incluido, siempre que se pueda. Es más, el color que vaya en la puerta se puede prolongar hacia una de las paredes y el efecto de este bloque sería estupendo.

Por otro lado, se puede vestir un sofá con una funda de un color bien intenso y contrastarlo con cojines de distintos tonos. Una alfombra, una manta o unas cortinas que inunden la estancia con color también son más que válidas.

Paredes color block

Ahora es el turno de los muros y de repasar cómo los podemos trabajar para lograr este etilo decorativo. Para empezar, expertos en decoración recomiendan que el color fuerte se sitúe de la mitad del muro para abajo y no al revés. De este modo, la parte superior de la pared y del techo continúan con un tono claro y no se satura lo visual.

Otra de las formas de pintar una pared color block es con formas geométricas del tono elegido y sus diferentes gamas. Por ejemplo, se pueden hacer recuadros y pintarlos en violetas, verdes o rojos. Asimismo, se emplean figuras oblicuas o diagonales y se logra un buen efecto.

Finalmente, puedes aplicar este estilo para destacar algún rasgo arquitectónico de tu casa. Pintas arcos, columnas, escaleras, molduras o entrepisos.

Colores que admite este estilo

Aunque no hay ninguna regla que indique qué colores sí y qué colores no, los favoritos son los verdes, los azules, los fucsias, los amarillos mostaza, los naranjas y los violetas. Cabe destacar que lo más lindo que tiene este estilo es que gozas de completa libertad para elegir aquellos tonos que más te gusten.

El “color block” es un estilo que se reinventa

Creemos que este estilo decorativo es tan atractivo porque, justamente, se adapta a todos los gustos y brinda versatilidad. Espacios amplios y reducidos, con mucha o poca luz natural, en paredes o muebles… en fin, no hay excusas para no animarse a probarlo.